El Taller de Miguel Angel

Busquedas relacionadas

Búsqueda personalizada

martes, 19 de abril de 2016

Cómo hacer esculturas con papel y pegamento (2)

3.- El empapelado. Y Retomando el toro y con la satisfacción de que el esqueleto de la cabeza, cuello y cuerpo habían quedado bastante convincentes, comencé a empapelarlos con periódico. 
Aunque cubrí por completo al toro de periódico es notorio que aun no tiene patas. Hasta este momento no sabía todavía cómo las iba a fijar.

Esto se hace de la siguiente manera. En una tina grande, acorde con las dimensiones del modelo, vertemos bastante pegamento blanco diluido con un poco de agua para hacerlo menos espeso y con esta mezcla bañamos trozos de papel periódico que iremos colocando poco a poco sobre el esqueleto hasta cubrirlo todo. (Hay que cuidar que el periódico quede totalmente mojado y cubierto de pegamento antes de colocarlo). Lo ideal es que la capa de periódico finalmente quede gruesa, esto lo conseguimos colocando varias capas de periódico, una encima de la otra cada vez que haya secado la antecedente. 


En esta imágen podemos ver cómo el periódico perfila nítidamente toda la estructura que hay debajo. Una vez seco, queda muy endurecido.



Te confieso que yo no lo hice así, debido a que el tiempo me apremiaba, así que confié en la dureza del material, pero eso sí, tuve el cuidado de colocar la mayor cantidad de periódico en esta única capa, tratando de engrosarla al máximo; aun así, y como te comenté en un principio y adelantándome a este hecho, una vez hubo secado un poco el empapelado, le hice una rajadura justo en el abdomen al toro y le inyecté generosas cantidades de espuma de poliuretano, cuya propiedad expansiva reafirmaría la solidez del cuerpo una vez hubiera solidificado. No cabía duda y así sucedió.


Empapelando al torero. El trabajo de empapelamiento del torero era casi ya pan comido. El mismo procedimiento llevado a cabo con el toro. El asunto del grosor de la capa de periódico no representaba mayor problema pues como recordaremos,  utilicé casi en su totalidad el cuerpo de la payasita, muy sólido por cierto, y en las partes que quedaron endebles cuando la corté, (que fueron muy pocas), inyecté dosis generosas de espuma de poliuretano que al endurecerse eliminaron cualquier fragilidad. 


Tuve a bien dejar las piernas prácticamente sin empapelar; estaban muy bien hechas y duras, ya de origen como para tocarlas; únicamente modele los zapatos con piezas de periódico doblado y les coloqué unas plantillas de cartón para aumentar la estabilidad. Por cierto, respecto  de este punto, el de la estabilidad, había olvidado comentarte que durante la reconstrucción de la payasita para volverla torero, tuve especial cuidado en que la pose que adquiriera fuera, precisamente lo más estable posible, y finalmente  lo conseguí de tal modo que increíblemente ya como torero se mantenía de pie sin tener que recargarlo o sostenerlo con nada que no fueran sus propios pies. Muy atinado, no crees?


Cómo puedes observar, claramente se ve en esta imágen como el torero se sostiene solo. gracias al equilibrio que le confiere su pose.



El esfuerzo real en este paso  lo concentré en el modelado de la cara, pues esa payasita

no tenía las mejores facciones que digamos, y aunque usé su cabeza, que tenía buena redondez, su rostro era poco o nada escultórico; hacía más bien honor a su función de burda piñata.


Estaba bastante dura, así que comencé a apretujar con cierta fuerza  la cara, con la intención de  crearle unas más fidedignas facciones. Apreté justo en los ojos para darle relieve a las cuencas, presioné en la zona de los cachetes y levanté la nariz un poco.  Y a base de apretujones y apretujones creo que logré revitalizar ese rostro ganando un poco de realismo, muy poco para ser honestos, pero quizá lo suficiente como para alejarlo de la forma de piñata. 

La cara de la payasita fue transformada en la del torero.

Las patas del toro.
Hasta aquí había sorteado bastantes problemas de construcción en el toro. La cabeza y el cuello me significaron una buena desvelada, pero ahora había llegado al punto en donde simplemente no sabía pero ni remotamente que debía hacer para fijar las patas al cuerpo del toro. Modelarlas no me inquietaba, pues el periódico hecho bolas y la cinta canela ya me habían demostrado su eficacia para crear formas a mi gusto. El verdadero problema estribaba en cómo debía fijar las patas de manera más que sólida pues de ello dependería la estabilidad y resistencia de la pieza, ya que además de cargar el cuerpo, fungirían como soportes para fijarlo a la plataforma;  y por si fuera poco, solo tendría tres puntos de anclaje, ya que una de las patas delanteras quedaría volada, precisamente porque así la sostiene el toro verdadero cuando bufa alistándose a embestir, -agacha la cabeza, apuntando con los cuernos su objetivo mientras resopla, poderosamente y rasca con la pata izquierda la arena-. Así debía ser la actitud de mi toro escultórico. Por tanto el problema era grande.

Afortunadamente vino en mi ayuda mi buen amigo Luis, quién con su experiencia en trabajos de herrería atinadamente me dio la solución. Colocaríamos en los huecos correspondientes a cada pata postes de madera que servirían de alma, (Para las patas traseras hubo que usar dos postes para formar el ángulo propio de su anatomía). Primero los atornillaría al cuerpo para fijarlos en su lugar exacto y una vez fijos, los huecos serían rellenados con una espuma de poliuretano extra expandible, con lo que conseguiríamos literalmente soldar los postes al cuerpo. Lo hicimos y si, efectivamente, funcionó tal como lo habíamos planeado. Al final, fijar el toro a la plataforma no tendría problema pues tan solo habría que atornillarlo.
El toro boca abajo con sus cuatro postes (patas) ya fijas.
El toro y el torero ya empapelados y presentados para valorar sus poses y proporciones. Ahí van, Ah!, falta modelar las patas del toro.
Me dediqué entonces, con pasión a modelar cada una de las patas del toro. Con bolas de periódico fui construyendo las masas musculares, adecuándolas y fijándolas con cinta canela a los postes. Los tendones y nudos de articulación los hice con tiras de periódico dobladas y muy compactadas.
Para los cascos recurrí nuevamente al hule espuma, para esculpirlos con su forma redondeada característica y luego los forré con cinta canela, tal y como lo había ya hecho con los cuernos. Tuve cuidado de no cubrir la base de cada pata, permitiendo que se asomara el poste de madera para que Luis a la hora  de atornillar al toro encontrara fácilmente el lugar en donde debería poner el tornillo.
Después de un rato logré terminar d emodelar las patas. A base de apretar
el periódico con cinta canela. 
Vista frontal del toro hasta este punto.
Ya esculpidas las patas, solo restaba empapelarlas al igual que el resto de la pieza, esperar a que secara, no mucho, y ahora sí el acabado.
En esta imágen podemos ver al toro ya empapelado, solo falta la pata izquierda, en donde se alcanza a ver la cinta canela que la recubre.
Fondeando las piezas. Ambas piezas hasta este punto estaban ya listas para ser pintadas. Pero para hacerlo primero había que aplicarles un recubrimiento que permitiera a la pintura adherirse firmemente, para que en un futuro no fuera a desprenderse o cuartearse y al mismo tiempo debía evitar que fuera absorbida por el periódico lo que le restaría luminosidad, además de que debería de ser de color blanco para potenciar el efecto del color. Después de probar con la clásica pintura vinílica blanca, que descarté dado que precisamente comenzó a cuartease, debido creo yo al accidentado relieve de las superficies en ambas piezas opté por utilizar un impermeabilizante de color blanco de base agua, de cualidades muy plásticas; que para nada se cuarteaba,  y que aceptaba perfectamente pinturas acrílicas, además de que secaba rapidísimo.

Cómo solucioné el diseño del  capote.

Hago un breve paréntesis en la continuación del proceso para retomar el asunto del capote, que como recordarás me había generado cierta frustración al verlo irrealizable. Finalmente y en este punto del trabajo decidí hacer la espada y el contorno circular con un simple alambre de mediano calibre y el cuerpo con pellón grueso que forré antes por ambos lados con tela de felpa de los colores correspondientes. Luego solo tuve que ir doblando el alambre para generar los pliegues, hasta que sentí que estaba creando una buena ilusión de movimiento rápido, justo en el lance del inicio de una verónica.
Puedes apreciar en esta imagen como ha quedado el torero ya con su fondeado de impermeabilizante. También observa como quedó finalmente el capote; bastante convincente, creo yo.
Pintado y acabado de las piezas.
Ambas piezas ya con el impermeabilizante completamente seco y montadas sobre su plataforma estaban listas para ser pintadas. Comencé por fondear al toro con pintura acrílica negra. En la siguiente secuencia fotográfica podrás apreciar cómo es que fuimos, Mony y yo cubriendo al toro con pintura acrílica negra.







Ayudado por Mony cubrimos rápidamente la pieza completa y dejamos secar. Mientras que al torero le pintamos el traje de color rojo.




Continuando con el toro y ya con el negro bien seco empecé por aplicarle baños con pintura de spray mate para matizarlo. Primero le rocié rojo quemado, con el que adquirió una tonalidad marrón o rojo sangre; parecía que el toro literalmente hervía. 
Para cuando apliqué el rojo ya había yo colocado los ojos, la cola y la pieza ya estaba firmemente montada sobre la plataforma.

Después le apliqué bronce, y entonces se tornó metalizado, blanco y bronce para los cuernos para que se vieran nacarados y metálicos a la vez. A las patas, les di una rociada muy controlada de negro en spray y solo en los nudos de las articulaciones y de verdad que quedaron geniales al resaltar el negro, más que el rojo. Para completar el detallado de las patas bañé a los cascos con bronce para resaltarles ese aspecto.
De este modo podríamos decir que el toro ya había quedado en cuanto a pintura; ya tenía ojos y cola.


Los ojos y la cola del toro.

Pensando en cómo resolver los ojos me acordé que tenía por ahí unas bonitas flores de plástico de utilería que si mi memoria no fallaba tenían unos centros que servirían muy bien para ojos. Las encontré y efectivamente, dos de ellas tenían unos centros que quedarían perfectos como ojos, además tenían como una especie de pinzas plásticas con las que se sujetaban a la flor, mismas que funcionaron muy bien para insertarlos en la cara del toro. La cola tuvo una solución muy creativa. La hice con un mecate grueso, al que le despeiné una de las puntas simulando los pelos ásperos de la cola del toro,  lo pinté de negro y lo fijé al cabuz con pegamento y quedó una cola perfecta.

Finalmente retoqué la plataforma que había recibido pintura de spray y solo le di como toque final un baño de color bronce para unificarla con la figura y terminé el toro.
Vista de 3/4os del toro ya terminado
Vista lateral


Vista desde abajo de la cabeza. Observa el detalle de los ojos.
Pintura y acabado del torero.
El torero requería un tratamiento diferente. Había que pintar poco, porque más bien el esfuerzo radicaría en la decoración del traje. Pintamos, y digo pintamos porque me ayudo mi querida esposa Mony el traje de rojo como ya habíamos visto con anterioridad, las medias rosas y la cara y manos de color carne.
Mientras pintabamos el traje del torero aproveché  para avanzar con el gorrito que como se ve en la imagen está ya modelado con hule espuma y cinta. Además ya lo había fijado a la cabeza
Luego una tarde entera nos dedicamos a decorar con pintura dorada todo ese traje pues como podrás notar abusaba del detalle barroco. Con pincel pintamos los zapatos de negro y los rasgos de la cara y pelo.


Le agregamos a las piernas, chaleco y hombreras ( estas las hicimos de cartulina caple pintada) aplicaciones de encajes especiales para darle más calidad al acabado y como detalle final se me ocurrió darle un ligero baño de pintura en spray dorada a toda la figura, incluyendo el capote para darle un toque de figura barroca enaltecida.
El torero terminado. Se aprecia el brillo dorado en toda la figuara que le apliqué
con pintura de spray.
Comentario final. La realización de estas figuras nos dejó una gran satisfacción a Mony y a mi, sobretodo por el hecho de que se trabajó en gran medida de manera improvisada. Tal ves esta haya sido la mejor lección, cómo alguna vez nos dijo mi maestro en una de tantas clases de diseño: Somos diseñadores, artistas y creativos, por lo tanto no conocemos limitaciones, porque si hay algo que pareciera que no tiene solución siempre "inventaremos" la manera de resolverlo. Gracias por seguir este tutorial amigo artista. Espero sigas mi blog frecuentemente para seguir compartiéndote mi experiencia.

Ve a la primera parte del tutorial.

miércoles, 13 de abril de 2016

Cómo hacer esculturas con papel y pegamento (1)

Búsqueda personalizada
A finales del año pasado recibí un encargo muy interesante. Un cliente de México me preguntó si podría fabricarle dos esculturas.  Le dije que con gusto ya que además del dibujo y la pintura, también creo que se me da algo la escultura, así que le pedí que me explicara más a detalle qué clase de esculturas requería.


Me dijo que deseaba  regalarle de cumpleaños a su pequeño hijo de 8 años las esculturas de un toro y un torero ya que éste era aficionado de corazón a la fiesta brava; bueno, en este asunto no coincido, verdad?,  pero como era algo que no me concernía valorar o discutir, al menos para este encargo, me concreté a la parte artística. Le pregunté si el niño los tendría como decoración y él me dijo que si, que efectivamente los pondría en su cuarto pero que también sería bueno  que se pudieran desplazar para simular la lidia y el embiste,  y que fueran lo más grandes posibles, casi a tamaño natural para que pudiera, supongo prudentemente, jugar con ellos como si fueran de verdad. El plazo era quizá, el más desafiante de los requisitos; me daría muy poco tiempo para fabricarlas, dado que la fecha del cumpleaños estaba a solo semana y media. Pero me gustan los retos y después de valorar todo pues acepté.

Consideré, como primera opción hacer las figuras de unicel; poliestireno expandido, (o telgopor, así conocido en algunas zonas de Latino América), pero pensé que quedarían demasiado frágiles y el niño podría quebrarlas. La ventaja de este material es que es muy manejable, puedes hacer exquisiteces escultóricas blandiendo el cúter o la resistencia, además no es caro; que lástima que no serviría el unicel.

Descarté obviamente cualquier metal fundido por caro y pesado,  la fibra de vidrio por el costo  y pensé en el hule espuma;  muy liviano, resistente y económico pero rebelde para manipularse,  y yo no quería una botarga. No, ese quedaba descartado también.
Finalmente me decidí por el papel. Aquí en México es muy popular la realización de figuras de papel combinado con pegamento. A este material se le conoce como papel maché. Se utiliza para hacer desde piñatas hasta alebrijes, es muy económico y te permite mucha plasticidad; no cómo la arcilla o alguna plastilina, verdad? pero si resulta suficientemente manso como para permitirte trabajar formas a mucho detalle. Al endurecerse el papel con el pegamento este se vuelve  tan resistente y duro que por ejemplo,  las piñatas, que son para romperse a palos presentan dura batalla antes de ceder sus dulces, y por supuesto es ligero ya que las piezas acabadas normalmente quedan huecas.

Así que bueno, una vez definí el material, (punto clave), pude presentar la cotización que incluía tres bocetos pensados, justamente para poderlos hacer en papel maché.
El boceto 3 fue el autorizado. Mostraba movimiento y naturalidad,

A partir de este momento te iré describiendo paso a paso cómo fue que logre fabricar esas esculturas. Te revelaré algunos trucos,  (muchos de ellos fueron improvisados) para resolver problemas específicos, de tal suerte que si en un momento dado decidieras realizar tu propia escultura de características similares sería magnífico que mi tutorial te haya servido cómo guía.

Antes déjame hablarte un poco del boceto que me autorizaron, el No. 3. Debía respetar ante todo las poses, así que constantemente haría verificaciones al respecto. Podrás notar que propuse colocar las piezas sobre plataformas con ruedas giratorias como solución al asunto del desplazamiento. Aunque aún no tenía ni idea de cómo las fijaría pero bueno, suponía que no sería tan difícil. Y ahora sí, vamos a ese paso a paso.

1.- Documentación. 
Estas son algunas de las imágenes que me sirvieron de referencia para la
realización de las esculturas.

Como parte de la planeación, y esto aplica para cualquier proyecto artístico, siempre será necesario documentarse previamente sobre el tema. En este caso estudié  fotografías de toros de lidia en diferentes poses, figuras escultóricas de toros hechas por otros artistas, modelos a escala fieles en resina, láminas científicas de la anatomía del animal, (muy importantes pues te diré que mientras más a profundidad conozcas al modelo más libertad tendrás a la hora de interpretarlo); también  archivé referencias fotográficas sobre la fiesta brava, buscando imágenes que mostrarán suertes con poses similares a las que me interesaban,  y de un modo detallado repasé el diseño de la indumentaria del torero buscando memorizar con fidelidad su estilo.

2.-Construcción de los esqueletos. 

Mira, normalmente toda figura escultórica se inicia con la construcción de un esqueleto de alambre que se va forrando poco a poco del material para modelar, ya sea de arcilla, plastilina o en este caso papel, sin embargo, el alambre pesa y buscando aligerar al máximo las piezas opté por sustituirlo por globos que iría forrando con el papel periódico, (método muy empleado en la fabricación de piñatas), que una vez hubiera secado el papel podrían reventarse dejando hueca la pieza; como te comentaba en párrafos anteriores , el papel con pegamento se vuelve suficientemente duro y resistente como para permitir tener hueco sin que se deforme; aun así ya estaba pensando en un relleno de refuerzo para que las figuras tuvieran un poco de solidez extra. Más adelante te diré de que material fue y como lo apliqué.

2b. Recurriendo a las piñatas. Con el fin de ganar tiempo recurrí a otro truco improvisado; usé dos piñatas de papel con formas aproximadas; estas fueron una cebrita para el toro y una payasita para el torero. Estaban muy bien realizadas y consideré que algunas de sus piezas podrían servirme para adelantar trabajo. Estas piezas, junto con los globos y alguno que otro pedazo de periódico me servirían como material de modelado. Para darle consistencia a todo este collage de materiales utilizaría cinta canela para compactarlo y así después, ya empapelarlo todo.
Comencé por meterle cuchillo a la cebrita separándola por la mitad para luego cortarle las patitas. La idea era utilizar el pecho,  el cabuz y una bolsa repleta de globos para empezar a formar el cuerpo del toro.



Uní las piezas endeblemente con cinta canela y  coloque sin fijar, los cuatro palos con los que haría las patas, para presentar el avance con la intención de visualizar las proporciones. Y concluí que iba bien.
Así presentado podía ya visualizar al toro en cuanto a proporciones.
Ninguna pieza estaba unida aun.
Por otra parte y pensando en que me serviría casi por completo la figura de la payasita, empecé por  cortarla estratégicamente, ( pues venía de fábrica totalmente rígida) para darle movimiento y carácter de torero.  Tenía buen tamaño y estaba bastante bien terminada, y consideré que podría ser aprovechada al máximo. Fui moviendo sus piezas, fijándolas con cinta canela, añadiendo periódico y algunos globos para levantar o alargar el cuerpo, los brazos y manos casi tuve que reconstruirlos por completo;  a la cabeza le corte la parte de arriba pues  se veía desproporcionada y guardé la pieza para después usarla para hacer el gorrito. Así fui modelando esta pieza hasta lograr un esqueleto más convincente, más acorde con lo que buscaba. Puro truco, verdad?
Esta era una piñata muy bien hecha que pude aprovechar al máximo para
convertirla en un torero.
Siguiendo con el torero, que ora sí, ya parecía torero aproveché, según valoré para antes de empezar a empapelarlo, ponerle el cuello de la camisa y la corbata.


Encintando el toro. La cinta canela es un material extraordinario. Cuando muchos pensarían que solo sirve para sellar cajas de cartón, encontré que tiene tanta plasticidad que literalmente se modela con ella, tensándola  a conveniencia, forzándola a estirarse de más a veces y fijándola con su potente adhesivo en el lugar que uno quiera. Fue así que aproveché sus peculiares propiedades para irle dando forma a ese cuerpo bovino. Envolví ingeniosamente con cinta canela las tres piezas, agregando algunos globos en el lomo y en el abdomen cuando creí que era necesario. Y así fue como quedó el cuerpo; creo yo bastante bovino.
No se aprecia en la fotografía pero en la parte de abajo quedaron los
huecos para colocar las patas.
Conforme avanzaba con el modelado del toro, el reto iba en aumento. Ahora tenía que hacer la cabeza y el cuello para fijarlos a ese cuerpo encintado, cuidando la proporción y lo más difícil, la actitud del embiste con la cabeza agachada. Vaya desafío!!.
Decidí colocar la cabeza de la cebrita como referencia de partida sobre el agujero que dejé a propósito justo en donde va el cuello. Claro que esa cabeza poco tenía ya de cebra, pero aun poseía formas que me podrían guiar parar ir modelando.  Después y a base de colocar globos, retazos de periódico y un constante  estire y afloje de cinta canela conseguí darle cuello y cabeza a mi toro, en la actitud y con el detalle deseados.
Aquí se aprecia como quedo el toro con la cabeza y el cuello. Se aprecia lo que será el lugar de los ojos y los huecos en donde irían las patas delanteras.
Los cuernos, que debían ser cilíndricos y puntiagudos los hice a partir de modelar dos piezas de hule espuma  con las tijeras y el cúter,  haciendo pequeños cortes hasta lograr la forma que deseaba y luego los forré con cinta canela para compactarlos. Finalmente los uní a la cabeza con un paquete de periódico que fungiría como base o soporte y los fijé fuertemente con cinta canela.

Las orejas las hice con dos tiras de periódico doblándolas  varias veces para darles rigidez y bastante cinta canela.
En esta fotografía se aprecia la cabeza terminada. Los cuernos, orejas y todo el detalle de la nariz, así como las cuencas de los ojos. Está lista para ser empapelada.

Un poco de tiempo perdido.  Retomando al torero, y después de valorar que la construcción del cuerpo ya no me presentaría mayor problema,  abordé el asunto del capote, pues definitivamente no tenía hasta este momento la menor idea  de cómo la haría, y honestamente te diré que trabajé en un primer intento que me llevó hasta un callejón sin salida. Construí un bastidor de madera que según yo, sería un buen modelo de capote, uniendo tablas largas y delgadas de triplay en cruz con pegamento blanco,  pensando que serviría como cuerpo.  Luego lo forré con hojas de periódico Pero, que desilusión  fue cuando comprobé que no debía seguir  con esto, ya que esta cosa se veía tan rígida que más bien parecía una vaya o una tabla grande pero no un capote, cuyo aspecto debía ser volátil, como tela al viento, y destruí mi invento con vehemente frustración.

Unas dos horas de tiempo invertido se tuvieron que ir directamente la basura, pero creo que todo proyecto tendrá siempre sus horas negras. Acaso no le ha sucedido a la NASA cuando recurrentemente ha perdido miles de millones de dólares en misiones espaciales fallidas o abortadas?. No debía sentirme mal, mejor debía seguir adelante, así que decidí dejar por el momento este problema y concentrarme mejor en avanzar en aquello que ya tenía resuelto; ya después se me ocurriría algo para salvar este asunto; cómo buenos creativos que somos sabemos confiadamente que siempre surgirá una ingeniosa solución a la mera hora para cualquier problema de diseño, cierto?.


Te invito a que si estás en posibilidades y lo consideras pertinente me hagas un donativo. Me ayudarás a continuar con mi labor de divulgación.

 

lunes, 4 de enero de 2016

Cómo ampliar un dibujo (ejercicio práctico).

Una buena manera para escalar un dibujo, es haciendo uso de la retícula. Ya en un anterior post describí este sencillo pero efectivo método,Cómo hacer un dibujo a gran escala), sin embargo debido a que recientemente recibí un encargo para pintar en una pared, tengo un buen pretexto para compartirles como se hace en la práctica. 

Se trataba de plasmar una escena jarocha en la pared de una pequeña fonda de antojitos veracruzanos con el fin de ambientar. Es un diseño sencillo pero que iba a lucir bien. Para quienes están leyendo esto y no saben que significa ”jarocha”, les explicaré que así se les dice a las mujeres de Veracruz, estado costero del sureste de México,  y en general a todos los naturales de ese estado se les conoce como jarochos. Incluso a uno de sus antojitos; los tamales, se les conoce como tamales jarochos. 

El tema es la jarochita acompañada del músico con su arpa, que por cierto también es muy representativo del lugar. Ambos bailan el son jarocho; pieza musical típica. Si alguna vez tienes la oportunidad de viajar a Veracruz, no pierdas la oportunidad de admirar a los jarochos bailando su coreografía, acompañados por la marimba, en el meritito puerto. Son algo espectacular.
Este es el diseño que plasmé en la pared de la antojería jarocha.
Bueno, a lo que vamos… 


1.- Empecemos por dibujar a lápiz un boceto preliminar en hoja carta. Tal como nos guste más. El mío quedó así.
Dibujo a lápiz tamaño carta.
2.- Después procedemos a trazarlo en la computadora para valorar el aspecto final del trabajo a color. Si a ti no te es posible hacer esto, no importa; puedes colorear directamente tu boceto con lápices de color, al mismo tiempo que le haces ajustes.

3.- Cuadricula tu dibujo.
Puedes hacerlo directamente sobre tu dibujo o bien sobre un acetato o mica transparente que puedes fijar con cinta masking tape sobre el dibujo original, esta te permitirá ver el dibujo por debajo y no tendrás que rayar tu boceto- yo lo hice directamente en la computadora- El número de cuadros y sus dimensiones a lo largo y alto deberán coincidir, en proporción con el tamaño final de tu dibujo, así que previamente hay que analizar esta relación.
En el caso de mi dibujo éste debía medir 1.50 m, de largo por 1m de alto, según determiné se vería bien a ese tamaño, así que mi cuadrícula grande sería de 14 x 9 cuadros de 10.71 cm que me darían la medida aproximada, ya que no es necesario ser tan precisos.
Cada cuadro mide 10.71 cm por lado dándonos un área de 149.94 cm x 96.39 cm, 
Con este cálculo solo debes de adaptar la medida de los cuadros a tu dibujo pequeño, (a lápiz), con las dimensiones que se ajusten mejor. Los míos fueron finalmente de 1.6 cm por lado.
Cada cuadro mide 1,6 cm por lado dándonos un área
de 22.4 cm de largo x 14.4 cm  de alto, que es la medida original de mi dibujo chico. Los rectángulos de abajo (flecha negra)

son opcionales para completar la medida proporcional.

4.- Trazando el dibujo en grande. Para facilitarte el trabajo requieres papel bond en pliego cuadriculado que deberá abarcar el área del dibujo que deseas agrandar. Si un pliego no es suficiente, puedes unir dos o más con durex.  Traza tu retícula con lápiz ayudándote de la cuadrícula propia del papel y luego pégalo sobre la pared con cinta masking tape para que hagas en el tu escalado.

5.- Con mucho cuidado y atención empieza a copiar el dibujo original. Verás que es muy sencillo si solo cuidas de dibujar las líneas cuadro por cuadro tal y como se ven en el dibujo chico. Las proporciones se ajustarán así con total precisión. No tendrás problemas como que la cabeza te quedó más grande o que el brazo está muy largo, o algo así.
6.-  Traslado del dibujo a la pared. Vamos a colocar papel calca negro en la parte de atrás de nuestro dibujo grande, (el del papel bond), sujetando las hojas ordenadamente con pequeños trozos de masking tape y procurando abarcar todo el dibujo. No olvides que la cara marcable debe ir hacia la pared. 
so
Una vez quede cubierto todo el dibujo con el papel  procederemos a fijarlo a la pared con el mismo masking tape.
7.- Calcado. Como el dibujo lo hiciste a lápiz, vamos a calcarlo de preferencia con un bolígrafo rojo, Este nos permitirá marcarlo con cierta energía y al mismo tiempo nos indicará cuales líneas ya han sido marcadas  gracias al intenso color rojo de la tinta.

Cuida que no quede ninguna línea sin pasar. Una vez calcado tu dibujo deberá verse más o menos así.
Lo ideal es que la pared en la que vayas a dibujar sea lisa. Lamentablemente no fue ese mi caso  como podrás haber notado, pero bueno había que adaptarse.

8.- Una vez hayas verificado que el dibujo se calcó bien, podrás con toda facilidad pintarlo a tu gusto o bien, según lo hayas planeado previamente en tu boceto. Yo lo hice con acrílicos.


 ...Y así quedó mi dibujo final.




Espero te haya gustado el tutorial pero sobre todo deseo que te resulte útil. No dejes de visitar el blog y te invito también a consultar mis demás tutoriales que ya he subido y que estoy seguro también te serán de gran utilidad.
Y mi consejo de siempre… “No permitas que el miedo al fracaso obstaculice tu talento. Véncelo y explota tu creatividad”.










El Taller de Miguel Angel

Mi foto

Diseñador Gráfico de profesión y artista plástico por naturaleza.